Por qué he dejado mi curso de alemán

La semana pasada completé la tercera semana de mi curso de alemán. Tal y como comenté en la última entrada, me sentí decepcionado desde el primer día de curso y  desde entonces mi motivación ha ido cayendo en picado, tanto que ayer decidí no volver al curso.

Como profesor de ELE, uno de mis principales intereses es el estudio de cómo los estudiantes viven la experiencia didáctica que supone un curso formal de idiomas. Por esta razón, he decidido llevar a cabo una breve reflexión sobre los motivos que me han llevado a tomar la decisión de abandonar este curso de alemán y compartirla con los lectores de este blog.

Desde un principio tuve la sensación de que lo cultural tomaba demasiado protagonismo en el curso. Esta es una ciudad en la que vivieron y trabajaron varios de los más ilustres autores alemanes. Esto se nota mucho en cómo enfocan el turismo, empezando por las postales de Goethe, Schiller y compañía… Pero también se nota en la planificación del curso. Entiendo y apruebo que se explote el patrimonio histórico y cultural de la ciudad en un curso de alemán impartido aquí, no tengo ninguna objeción contra esto. Pero una cosa es utilizar contenidos culturales y otra marginar totalmente el trabajo formal sobre la lengua. Desde mi punto de vista, lo cultural ha de estar subordinado al estudio de la lengua.

Esto parece más un curso de cultura alemana en alemán que un curso de lengua alemana. Por dar un ejemplo de qué tipo de cosas hacemos en clase: comentamos poemas de Goethe y Schiller sin ninguna preparación previa, ninguna atención a la forma (a la lengua), y ninguna reflexión posterior sobre el valor pedagógico de la actividad. O peor aún, nos pasamos una hora -literal- leyendo en voz alta por turnos… No encuentro el equilibrio entre la atención a la forma y la atención al significado, equilibrio que considero esencial en un curso de idiomas. En tres semanas no hemos realizado ninguna actividad centrada en aspectos gramaticales, funcionales o nocionales de la lengua. Leemos, escuchamos y comentamos textos sin que nuestra profesora corrija nuestros errores o aproveche nuestras intervenciones para tratar aspectos formales; lo más importante parece ser centrarse en el significado del texto.

Siento que con esta metodología puedo practicar lo que ya sabía antes de comenzar este curso, pero tengo la sensación de no estar aprendiendo absolutamente nada. Durante estas tres semanas he sentido que las clases eran una absoluta pérdida de tiempo y ya he perdido suficiente tiempo en clases que no merecían la pena, así que se acabó, no pienso volver a este curso.

Esta mañana, mientras me tomaba un café he tomado algunas notas en mi libreta. He aquí algunas de ellas:

Qué echaba de menos en el curso:

  • Trabajo formal sobre la lengua, estudio explícito de la gramática, reflexión metagramatical.
  • Estructura y coherencia en la planificación.
  • Actividades de reflexión sobre el propio proceso de aprendizaje.
  • Correcciones de la profesora.
  • Percepción del valor y del objetivo pedagógico de las actividades realizadas.
  • Motivación.

En el capítulo de aspectos positivos tengo que decir que estaba a gusto con mi grupo y que la profesora me parecía simpática, aunque no me sintiera cómodo con su su metodología. En este sentido, los factores sociales y afectivos del curso no han supuesto un problema para mí, la única razón por la que lo he dejado es la insatisfacción total respecto a la metodología del curso.

Sé que soy un estudiante exigente, y que mi nivel de exigencia tiene que ver con mi formación, mi carácter y mi historia personal de aprendizaje. Pero creo que las razones por las que me he decidido a dejar el curso pueden ser similares para muchas otras personas, por eso me ha parecido interesante compartir esta reflexión con vosotros. Espero que os haya resultado interesante leer esto.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

2 pensamientos en “Por qué he dejado mi curso de alemán

  1. Manuel dice:

    Hola, Iñaki

    Lástima qu el curso no funcionara. Según cómo lo explicas, es normal que te sintieras insatisfecho por tu nivel de exigencia. Sin embargo, ¿sabes si otros compañeros tenían la misma visión que tú? ¿Le has comentado a tu profesora tus creencias de enseñanza-aprendizaje? Quizás le resulte positiva tu perspectiva y le ayude a mejorar su enseñanza. Aunque es también que ya lo hayas hecho.
    Por cierto, enhorabuena por la memoria, a ver si la publicas en redele y puedo echarle un ojo.

    • Iñaki Calvo dice:

      Hola, Manuel:

      Si es una lástima que el curso no fuera bien, pero al menos mi motivación respecto al aprendizaje del alemán sigue intacta. Además, he sabido disfrutar de mi estancia en Alemania, lo cual también vale mucho.

      En estos momentos estoy escribiendo dos cartas en las que explico mi experiencia en el curso, una para mi profesora y la otra para la directora del centro de idiomas. No sé si les interesarán mi experiencia y mi opinión, pero creo que merece la pena manifestarlas.

      En cuanto a mi memoria, su publicación está en camino. En cuanto esté disponible, publicaré la noticia en este blog.

      Gracias por tu comentario y hasta pronto.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: